Etiquetas

, ,

Donosti. Fue una tarde bonita. La última vez que nos vimos. Nos dimos el único beso que supimos. Nos tomamos de la mano durante una eternidad y allí quedó nuestro amor, sellado para siempre, en aquel patio bajo el viejo Tamarindo. No recuerdo tu nombre, pero si tu sonrisa. Eras la niña más buena de todo el parvulario y yo el niño más feliz. Hoy, cierro los ojos y puedo escucharte pronunciar mi nombre.

Anuncios