Etiquetas

, , , ,

Miguel espera mi llamada. Emilio nunca llamará a Miguel, pero me hablará mal de él. Miro mis notas y estudio los documentos que bien podrían ser el guión de una vida nueva que empieza en la capitular de ese primer folio y que tantos deseamos poner en marcha. Se la debemos a nuestros hijos, y nuestros padres la habrían deseado para nosotros de haber tenido acceso a una democracia en la que poder crecer y desde la que poder proyectárnosla .

Inma es una trabajadora del ayuntamiento que me ha visitado hoy para preguntarme quienes somos y como puede ser nuestra aliada. Mi explicación ha producido espejos en sus ojos en los que me he reconocido como su aliado en el mañana que está por producirse inevitablemente. Me sumo a su causa que no es otra que la nuestra.

Roberto no deja de tejer urdimbres. José puede pagar finalmente el alquiler de su pequeño apartamento este mes. Marian cotiza y demuestra, después de mucho tiempo en el paro, que es una gran profesional. Paco y su esposa esperan un hijo: los dos están en el paro y han decidido que sea lo que Dios quiera. Silvia se enfrenta a un sistema educativo incapaz de ofrecer nada a sus hijos y se arremanga para ser ella la maestra que les acerque al conocimiento y el libre pensamiento.

Antonio juega con un giroscopio que le han regalado y en la fascinación de su rostro están escritos los argumentos por los que sus padres desahuciados siguen luchando contra la realidad que les han impuesto sus gobernantes.

Luis, Custodio, Carmen, Segundo, Socorro, Evaristo, Maruja, Salvador, Marta, Jorge…

Jacinto. Mi nombre es Jacinto y soy uno de los muchos millones de ciudadanos que creen en una sociedad civil capaz de construir un presente desde la dignidad y el respeto a los derechos humanos. Estamos trabajando en nuestro nombre y conocemos los vuestros. Estamos en marcha.

Anuncios