Etiquetas

Pequeños pensamientos; intermitencias mentales; brillos muy fugaces en la negritud; bocanadas de aire fresco sobre el rostro abrasado por el sofocante calor de éste infierno; instantes de innegable lucidez que cuando se producen parecen ajenas, de otro, como revelaciones que nos acercan a un conocimiento por el que concluiremos que no somos más que tristes elementos de carbono que contienen una cantidad importante de datos programados para activarse en función de los estímulos ambientales… No es cierto que no somos nada. Somos lo que somos, para que nos vamos a engañar.

Anuncios